Pone cachondo al electricista y se lo folla con una cámara oculta


Como el trabajo de dependienta no le da lo suficiente, esta joven española ha decidido probar suerte con el porno y quiere hacerlo todo ella misma desde casa. La chica instala varias cámaras ocultas en el pasillo y en el baño, para seducir a los chicos con los que quede a solas. Para la ocasión, será un electricista el que caiga en sus redes y tras ver como la muy golfa comenzaba a masturbarse ante sus narices, acabó cachondo perdido y dejando que la muy golfa montase sobre su rabo y lo probase en un polvete que pronto acabó colgado en la red.